De pronto un silencio, de pronto pensar.

En esta serie de imágenes se encuentra una nostalgia implícita a situaciones, personas y lugares. Durante una de las etapas más ingenuas de mi vida, aunque intuyo que es necesario el romper ese cristal de ingenuidad con el que se ve al mundo cuando se adolece todo. Crecer es parte de eso, dejar de percibir poco a poco esa sorpresa y llenarte cada día de más verdad.

De igual manera se añora el oasis que nos ha brindado serenidad durante nuestro recorrido, se cree y se contempla con la idea de saber que ha cumplido su cometido.

Y en silencio continuamos.